martes, mayo 10, 2005

Absolución

Te perdono tus enojos
te perdono tus olvidos
las veces que vacilaste
y las que me hiciste daño

Te perdono las sonrisas rechazadas
los malos entendidos
la sopa fria y el no saludar cuando llegaba

Te perdono el adiós
la carta que no dejaste explicandolo todo
te perdono el no saber tomar la sartén

Te perdono
a ver si con esta absolución
se va este dolor
y vuelve la calma a esta torpe vida sin tí

1 comentario:

La Princesa Radioactiva dijo...

Uff, pero qué cosas tan fuertes ha escrito usted... Volveré.