viernes, septiembre 12, 2014

miércoles, septiembre 10, 2014

miércoles, febrero 12, 2014

Sabía que estabas ahí

Sabía que estabas ahí
en la certeza de tus rechazos
en tu caminar lleno de indiferencia
en la sonrisa que no me querías regalar
en la distancia que preferías conservar

Sabía que estabas ahí
cuando con prudencia me tratabas
y decidías no acercarte para que no me ilusionara

Era obvio
eras tu
era tu corazón el que me llamaba
el que a gritos suplicaba que te sacara de la soledad
de la cantidad acumulada por la rutina de días iguales

Eras amada mía
la que estaba tras el velo de la prudencia
y la deferencia que exige el protocolo de oficina

Eras esposa
la que reclamabas a gritos que te tomara
y te llevara conmigo
a este paraiso en que no nos dejamos de amar



jueves, septiembre 19, 2013

Cuento: un recuerdo importante

Me había sentado en el parque a mirar el atardecer, la brisa y el recuerdo me atormentaba, enumeraba cada cosa que había hecho desde las últimas cuatro horas: caminar, sonreirle a la anciana, criticar la motocicleta que hacia estruendo al pasar a mi lado y llegar al fin a este lugar.

Me era cordial el lugar, me daba paz, las hojas se saludaban entre sí simulando aplausos y las palomas en ondas caían y se elevaban en el cielo para al fin reposar cerca de donde me encontraba, el murmullo de padres y niños llenaba el lugar con la cálida luz de las cinco de la tarde.

Con mis manos me palpaba y mi percepción de ser me inundaba, me sentí un par de ojos inspeccionándolo todo, acompañados de una respiración serena y un murmullo interior que se adhería como comentario de libro barato, sé que había en mi mente un pensamiento recurrente que me ligaba con lo que creía que era mi pasado, esforzaba recordar algo que sabía algo importante, cerré los párpados buscando mirar hacia adentro, trataba de atraparlo, mientras tatraba de atraparlo con las neuronas que no estaban ocupadas en mantenerme vivo,  mis labios intentaban expulsarlo, mas nunca pude (por mas que me relajara o esforzara) atrapar al pensamiento que me hacía recordar quien era yo

viernes, julio 12, 2013

Dos pensamientos / Dos conclusiones


- Suena repetitivo, pero hay que repetirlo el "único responsable de acercarte o alejarte de tus metas eres tu mismo"



---

El Espíritu y la sed del mismo

No darle de comer al espíritu es morir en vida, 
he muerto muchas veces, 
confieso por temporadas han habido inaniciones
pero en un ultimo palpitar reclama 
y vuelvo a empezar a escribir, a crear, a luchar 

¿por qué?
por aquella sed que demanda mi ser 
que me empuja a no desear el final 
sino a llegar mas allá de mis fronteras actuales




--

domingo, abril 28, 2013

Sobre la felicidad

Aunque otros lo habían dicho, yo también quiero hacerlo.

La vida no se trata de llegar a lugares, o llegar a momentos, de comprar o compartir cosas, ni siquiera se trata de la tonta idea de querer llegar a estar viejo.

Sentimos que somos los mismos aunque los años pasen, y la verdad la diferencia entre uno y otro son tal vez los achaques que lo acompañen.

Pero es lo mismo, nos mantienen vivos los retos, las dificultades y las esperanzas.

Lo que he aprendido entonces no es esperar a llegar a lugares, metas y sueños para ser feliz

ES SER FELIZ EN EL CAMINO

LA VIDA ES CAMINO Y LA FELICIDAD TAMBIÉN ES CAMINO

Felicidad, alegría, frustración, o  tristeza son accidentes con los elegimos convivir momentáneamente o hacerlos nuestro estilo de vivir.

Mi estilo es ser Feliz y disfrutar este camino hasta que lo termine de andar.


He dicho!!!!

martes, marzo 19, 2013

No estoy en celo

No amor,
esta noche no estoy en celo
ni te deseo a montones,
ni si siquiera en cantidades industriales,
ni en cantidades cientos de barcos  mercantes que estelan los océanos

Estas como siempre:
bella, atractiva, voluptuosa,
de piernas largas, pasos contundentes
labios carnosos y ojos llenos de cielo

mas quiero sentirte
verte respirar
disfrutar la quietud que ronda tu cuerpo

descansar en un abrazo desnudo
sintiendo la rara quietud de tus senos inquietos
bordeando con mis yemas tu piel
besando y callando en nuestro cuarto
acostumbrado a nuestro incansable deseo

sosegarme,
frenar la prisa
dejar atrás el día,  las pantallas,
las palabras, los dispositivos
guardar silencio

no contarte el detalle nada
no enumerar los hechos
besar tu espalda
y agarrar con mi mano tu seno izquierdo

solo tus muslos fríos
apaciguando el fuego de mi cuerpo
solo tus nalgas
estrechándose a mi sexo sereno

no estoy en celo,
no amada mía, de entrega profunda y corazón sin secretos
solo estoy amando el espacio que hay entre un día y otro
el descanso que me da sentir que eres toda mía y soy todo tuyo
y que tus ojos son el descanso de un día de tedio.

martes, enero 22, 2013

En blanco y negro

En una foto con grises
de viento conversador
se debatían pasado y presente
uno cabellos cortos punzantes
un hoy con sabor a pasado
en un pasado escondido tras el hoy

Un lente que a tonos pálidos, develo la verdad.

Somos los mismos
las mismos rostros y gestos de nuestros padres
las mismas miradas inquietantes
que venimos a burlarnos de la vida y a dejarnos burlar
la misma sensación de futuro incierto va siendo borrada poco a poco por las horas a bordo
del esferoide

Pasado y presente, tiempo escondido en el mismo instante
superpuesto, peleando por ser un momento referenciado y citado por otros


Mas, somos los mismos
las mismos rostros y gestos de nuestros padres


Cuento: Qohélet

"Somos los mismos envueltos 
en novedad" -Este mundo va -
Bosé, Miguel.



Era como siempre el comenzar del día agitado, los semáforos intercambiando sus colores, los mendigos madrugando a tomar sus puestos para atrapar las monedas que se deciden suicidar de las manos de sus amos, los carros a pasar agitados para esconderse pronto en otros parqueaderos que ansiosos les esperan, las personas recién bañadas, ensimismadas, ocultas en sus lociones y razonamientos internos; el espectáculo se repetía y todos ellos pasaban a mi lado mientras con la voz en cuello anunciaba que vendía tiempo. Mis otros competidores ubicados a 13 metros aproximadamente de mí, vendían a todo operador a $200 pesos el minuto (tal y como lo indicaba el peto colgado); las personas llegaban, hacían sus tratos, acordaban las citas, realizaban sus chantajes y luego los minutos consumidos eran cobrados por mis colegas con la típica multiplicación que a duras penas le ayudaba la calculadora del celular de números desgastados.

Un día, luego de repensar mi negocio (el cual me producía algo más que para el diario) y querer diferenciarme de mis allegados de 13 metros, decidí cambiar mi estrategia y comenzar a vender tiempo. El tiempo era más valioso que los minutos (era fácil concluirlo) y le puse un valor simbólico de $1300 pesos, tal vez haciendo honor a la distancia aproximada entre mis clientes y yo, pero igual  ese precio era poco para algo que ya casi nadie tenía. Gritaba: ¡Tiempoooo! ¡ Tiempo a mil trescientoooos! ¡tiempo con el marido!¡tiempo con la señora!¡tiempo para gritar!¡tiempo con el amante!¡tiempo para sumar!¡Tiempoooo!¡instantes que no se esfuman!¡Tiempoooo!.

Mi plan había funcionado, era el más exitoso en esa esquina de centro de Medellín, y entre más días pasaban, más frases de tiempo se aumentaban a mis consignas, tiempo para seducir, tiempo para sumar, tiempo para restar, tiempo para comprar, tiempo para vender, tiempo para saludarse, tiempo para despedirse, tiempo para enfrentar, tiempo para huir, tiempo para todo, tiempo para nada, tiempo para nacer, tiempo para m... Las frases iban cambiando, mutando una tras otra, las atrapaba de conversaciones de mis clientes, las copiaba, organizaba y entretejía, de jugar con papelitos marcados verbos y objetos, las buscaba en el radio y los pocos minutos de televisión que tenía al día; buscaba nuevas y atractivas acomodaciones, frases cortas, largas, rebuscadas y sencillas, todo era un vocabulario rico que emergía animado por las sonrisas de quienes me compraban mi tiempo.

Fueron muchos días, los que escuche y copie las versiones y perversiones del  tiempo, encontré con que mis frases de tiempo ya sumaban varios cuadernos - y estas me gastaban y me consumían, mas pervivían en mí y mis clientes- y volví a comprender que a tantos afanes que: "todo esto también es vanidad y querer atrapar el viento".

domingo, agosto 19, 2012

Siempre están ahí

Están ahí
mirando, distrayendo
poniéndome tontamente en evidencia
inquietando mis ojos cuando te hablo
poniendo mi alma temblorosa
o ellos, o tus ojos, o tus caderas, o tu boca

Tu sigues hablando
Y ellos, señalan el descanso que quieren en mi pecho
cuando quieren refugio
o la batalla del día ha sido declarada en empate

Cálidos, y observantes
trastocando mis palabras
suaves, hermosos, redondos
con las cualidades que me gustan:
lindos, grandes y míos.

Me distraen
y te burlas de lo fácil que me dominas
de como tu león se convierte en gatito
llevan años así y no han perdido el poder ejercen

Están ahí, siempre están ahí
guardando tu corazón
con redondeces que obsesionan mis manos
en las cuales mi iris e intelecto no descansan

Están ahí guardando con suave piel
y pezones de galleta de mantequilla
los latidos de la mujer que amo
y que de su pecho siento
cuando la estrecho contra el mio

sábado, junio 16, 2012

Cuento: Aura

Aura había llegado a la naciente ciudad a probar suerte junto con su amiga Miryam. Se habían hecho amigas de un cantinero que aunque las cuidaba como a sus hijas, no las miraba como tal. Ellas atendían de cinco de la tarde hasta entrada la madrugada o hasta que la suerte y la urgencia hacía que un navegante o comerciante de turno se las llevara a pasar la noche en las residencias que quedaban cerca al cuarto que ambas le tenían arrendado a Juan el cantinero.

Habían noches sin movimiento, sin dinero, y otras donde el licor y la juerga hacían que irrespetaran la casa de Juan, y los excesos provocaban que la abuela que allí vivía (y que todo lo había visto y sufrido en la vida)  las echara a ellas y a sus acompañantes a escobazos y valdados de orines que quizas fueron  recogidos durante varios días para estas ocasiones especiales - como ella lo decía -.

De Aura se enamoró Roberto Saldarriaga, hombre apuesto de excelente ADN o alcurnia como le decían en esos tiempos, hijo menor de los Saldarriagas, dueños de media región y de los  negocios más importantes: droguerías, distribuidoras, flota de buses, cantinas, y que en las fechas importantes patrocinaban a la alcaldía y a la parroquia para que ambos se hicieran los de la vista gorda con sus desmanes y pecados.

Roberto, era hombre solitario y mujeriego, que le gustaba beber hasta que era recogido por los capataces de la finca a las nueve de la mañana del día siguiente, no había novia que resistiera tales comportamientos y ritmo de vida; el dinero no se le acababa por más que tratara de malgastarlo. La belleza y encanto de Aura hizo que este hombre se enamorara perdidamente de ella y prometiera sacarla da esa vida que ella tenía, aunque seguía tomando whisky en la cantina de Juan, como si fuera agua de grifo; a Roberto no se le volvió a ver nunca más con mujer alguna, que no fuera la mala compañía de Aura.

A los meses de conocerse Roberto y Aura se casan bajo la desaprobación de toda la familia y con la certeza de que este hombre que a sus 29 años parecía que había vivido el doble, se había casado con la que logró ser poco tiempo atrás la novia y confidente de más de la mitad de los hombres en edad de merecer de aquella palpitante ciudad.

Se fueron a vivir a la hacienda "La Hermosa" situada a 20 minutos en carro del centro principal; en ella se encontraba celosamente cuidada una lujosa jaula de pájaros ornamentales situada en el centro del patio interno principal. La enorme jaula tenía los barrotes de bambú finamente pintados de colores, y los pájaros encerrados iban desde los sinsontes, guacamayas, periquitos, hasta canarios traídos de diferentes regiones del país y del trópico, se calculaba que el valor de los exóticos pájaros era superior al de doscientas cabezas del mejor ganado. Este era el único hobby y la obsesión de este hombre, solo se le conocían dos amores más, el profesado por Aura y el whisky.

Al inicio fueron muy felices, pero lo que en un comienzo a los ojos de Aura eran los más exquisitos cuidados, terminaron siendo comportamientos enfermizos y de un hombre avaro, controlador y autoritario. El, revolver en mano y capataz al lado le decía: "Esto es lo que vas a vestir hoy, y esto es lo que vas a comer hoy" - pues le dejaba arreglada la ropa que se iba a poner y contadas las papas, plátanos, carne, verduras, granos y medida el agua con la que iba a cocinar y la que iba a beber durante el día, y al despedirse tocando su arma decía en tono tranquilo: "y no quiero que salgas más allá de la portada de la hacienda".

Los hijos llegaron y  todos fueron bautizados con nombres que comenzaban con la letra dobleu "w": Walter, Wilson (los mayores, pues se llevaban 10 meses entre sí), y William nacido 2 años más tarde, pero la costumbre de dejar medido todo y no dejar salir a nadie no cambió.

Yo iba y visitaba a mi amiguito William pues mi mamá había sido la gran compañera y pañuelo de lágrimas de Aura, además el y yo solo nos llevábamos 5 días de diferencia, jugábamos a ver quien tiraba las piedras más lejos apuntando a las portadas, o quien atinaba a las vacas, perros, gallina o cuanto animal se moviera.

Nunca pude entrar, mi mamá y yo solo hablábamos con ellos en la portada y Aura gritaba cosas hacia el interior de la casa a los otros hermanos. Adentro no faltaba nada, cosa que siempre Aura le recalcaba en todas las conversaciones a mi madre.

Luego de varias semanas sin visitar a William y a Aura, pregunté a mi mamá por ellos y ella me contestó: "Solo sé que abandonó todo, abrió la jaula, espantó a los pájaros y se marchó mani-vacía, dejando atrás marido, hijos, jaula desolada y hacienda, y esta es la hora que no sé nada de ella."

viernes, junio 15, 2012

Cuento:10 minutos antes

Habíamos logrado detectar la llegada muerte 10 minutos antes, nuestros pacientes terminales eran mantenidos clínicamente con su mente en blanco hasta esos momentos previos.

Les retirábamos la visita de sus parientes y toda la asistencia médica era proporcionada por pequeños robots especializados, pero su geometría y color era muy básica, de forma que en caso de que el paciente abriera los ojos, los objetos que viera fuera lo más parecido a una imagen plana de color blanco y no lograra   reconocer en que lugar se encontraba ni que lo rodeaba.

Este procedimiento solo era informado a los familiares o responsables del paciente que considerábamos en junta médica que era controlable esa entrada en el proceso de la muerte, de igual forma era mantenido este procedimiento en confidencia y secreto dentro de los hospitales, pues con el juramento hipocrático y el sensor puesto en el hipotálamo que monitorea el proceso de creación de ideas, reprimimos al personal médico que tenga la más mínima tentación de comunicar este crucial secreto.

El detector de ideas es una máquina simple que habría descubierto un médico por accidente en los inicios de la década pasada cuando buscaba la forma controlar el hambre y la ansiedad, y detecto que de una zona invisible pero localizable desde diferentes ángulos se enviaban pequeños haces de luz que variaban de acuerdo a las emociones y acciones de individuo. Fue cuestión de poco tiempo descifrar el código y comprender que allí era el lugar desde donde se comunicaba la zona invisible con la visible del cuerpo.

Detectados los 10 minutos, se infundía la imagen en el centro de creación de ideas del futuro difunto con una edad de 3 meses siendo amamantado por su madre, en un campo verde y el viento fresco soplando. De esta manera lográbamos acabar con la agitación previa mientras realizábamos la recuperación del 90% de órganos útiles con el paciente vivo y efectuando exitosos trasplantes con bajo nivel de rechazo.

lunes, febrero 06, 2012

Me pareció verte

Me pareció verte
llena de vida
transpirando amor por mis jardines

Traías el pelo ondulado y suelto
secuenciabas las promesas cumplidas
una tras otra
suavemente las ibas  pronunciando

Canela eran tus pisadas
de pestañas largas
tus ojos escudriñando

De Edén cubrías mi inocencia
que tantos pecados ya habían profanado
Curabas con vida
mi pérfida existencia
que de contar los días iguales se había cansado

Me pareció
verte mi amor
tal y como ahora te tengo
presente y no distante
besando a caricias este Edén olvidado





De frente (cuento)

Me gusta ver como a lo lejos los aviones al igual que los gallinazos caen hacia su presa, en el día puntos brillantes que llegan a gravitar en mi frente-occidente lejano, o en las noches luces que centellean alrededor del aeropuerto hasta desaparecerse en los puntos blancos, amarillos y naranjas de la plana cuidad.

Unos parten hacia el norte, sur o al occidente, pero muy pocos hacia este oriente de la metropoli, cuando se acercan el rugir inconstante de los motores surcan con fuerza el cielo y logran despertarme de mi sueño, imagino de todo: el madrugar de los pilotos y azafatas, las carreras y enfados de los pasajeros, el trasnochar de los mecánicos, la vida incansable de esos mini-pueblos donde aterrizan, la fuerza con que los motores desgarran el aire, y las aves migratorias mueren en sus fauces.

Pasan cerca de mi edificio, tanto que logro distinguir sus colores institucionales y otras veces solo dejan ver su panza lejana y plateada.

Sus luces me hipnotizan, paso horas mirándolos en la noche, relajándome, con la mente en blanco, o la mente en lleno, resolviendo, reteniendo, liberando, soltando, dejando ir el tiempo que me robaban las imágenes y tanta conectividad enfermiza. Este que se acerca es de una luz grande y blanca, creciente y rugiente, en ambos lados las luces de las alas, y su voz gruesa grita con rabia hacia la gravedad que se niega a dejarlo escapar, se acerca y su fuerza me hiela, se acerca y cierro mis ojos y noto que aunque trate de huir, de su encuentro no podré escapar.

miércoles, diciembre 14, 2011

A lo lejos

Te miraba
y a lo lejos observaba como contoneabas mis deseos

Era un vaivén delirante
en el que desde la distancia prudente
recordaba tu aroma de mañana fresca y morena

Me perdía en tus ojos
y en las exuberancias
en la prisa de los pasillos
en el agitar de las tareas urgentes
que solo nos llenan de prisas
y nos hacen olvidar lo verdaderamente importante



domingo, septiembre 18, 2011

Quisiera no estuvieras tan lejos

Quisiera no estuvieras tan lejos
y presentirte,
saberte rondando nuestra casa
caminando por ella
besando con tus pies descalzos las baldosas frías

Y me sorprendieras por la espalda
sentir tus labios en mi cuello tenso por la rutina
mientras con tus brazos me aprisionas
a tu pecho que me llena de esperanza

Y que estuvieras por ahí
arreglando cosas, moviendo trebejos
poniendo tu música,
mimando tu belleza o con un tinto darme un nuevo aliento

Sentirte y presentirte
pararme y robarte yo
otro beso

Continuar con mis pendientes
hasta la hora prometida,
salir juntos a caminar,
a disfrutar del amor de nuestras manos tibias
y concretar ese preludio que me regalabas
en el que con tu rutina me decías
cuanto por mi te morías
con cuanto amor tu me amabas

martes, abril 05, 2011

La ciudad de los abrazos - Cuento

Y lo cierto es que los labios se le secaron viendo pasar los besos en otros labios, mordiendo otras bocas, y cerrando los ojos de ajenos corazones agitados. Tomaba su canasto, hacia sus diligencias y siempre se decía: “yo hubiera besado mejor, yo hubiera abrazado mejor”.

Era un continuo castigo vivir en la ciudad de los abrazos y sentirse extraña en su propia tierra, por sus esquemas mentales, no había podido superar las barreras impuestas al ser la mayor de tres hermanas, y sobre la cual caía el rigor de la educación de sus padres, anclados en generaciones más antiguas y arcaicas, en las que los matrimonios ocurrían temprano no por el hecho de que querían apresurar el amor, sino porque el amor se les apresuró en los hechos, y era necesario ocultar las faltas antes de ser señalados desde el púlpito o los balcones de los pueblos.

Por donde, quiera que andaba veía parejas y disparejas abrazándose, quienes excusándose en el frio para estar más cerca del otro degustaban de sentir el otro cuerpo y sus abrigos, o para meterlas manos entre los suéteres de lana, entre la camisa y el abrochador del sostén. Eran muchos con sus mejillas sonrosadas y con grasa acumulada unos en la cintura y otros alrededor de toda su humanidad, pero preferían estar siempre cerca, en las calles, en las esperas, en los trenes, en los buses encadenados, en los taxis, en las filas y las entradas a teatro. Ella lo único que veía es que había dejado pasar la oportunidad de abrazar, de sentirse caliente por otro, de perder el control de la respiración y dejarse apretar tanto que la horma del brasier se deformara y se echara a perder. Ella solo pensaba: “yo lo hubiera hecho mejor, yo le habría dado un beso mejor, yo no le hubiera soltado tan rápido, o en un descuido hasta me le hubiera entregado”, solo miraba a lo lejos, se le veía amargada, era duro para ella vivir en la ciudad de la brisa fría y el sol picante, en la ciudad de los abrazos.


--
A mi querida Bogotá 
donde siempre veo en una esquina 
a una furtiva pareja presa del amor

lunes, abril 04, 2011

Entre la muerte y la vida - Cuento

Estaba el murmullo ensordecedor, las personas a mi alrededor contando los acontecimientos de mis últimas 4 semanas, hablaban en tono bajo pero si me concentraba lograba entender que decía cada uno. Abrí los ojos, alguien dijo "abrió los ojos" (no logré reconocer su voz, ni saber quién era), luego sentí mi mano tomada por mi mujer y decía en voz muy tierna "acá estoy, acá estoy", mire a mi alrededor, no era capaz de mover ninguna parte de mí y cerré los ojos.


Corría junto a mi padre tras nuestro perro, llevábamos 5 cuadras tras de él, y tan pronto lo íbamos a agarrar, volvía ya salir corriendo mi amado Darro (el cocker spaniel regalado por mi padre cuando yo cumplí los 5 años). Acordé con mi padre ir por la izquierda y el por la derecha. Salimos corriendo hacia él y... Otro murmullo, alguien dijo en voz alta "Es que le quedan pocos momentos de vida", mi esposa le hizo callar y le dijo "mira como mueve sus ojos, algo está pasando, algo está viendo". Abrí mis ojos, miré a mí alrededor...


Estaba ansioso y esa mañana no había estudiado tanto como quisiera para el examen, no me gustaba hacer trampa en los exámenes no era mi forma de hacer las cosas, pero la noches anteriores había decidido ni mirar, ni repasar, ni nada por el estilo; conocí a Ángela, había por fin logrado que alguien me la presentara y entre una conversación normal acompañada con algo de simpatía, habíamos comenzado a salir, la excitación sentida cuando la besé, mi corazón latía fuerte y seguido en mi pecho, sus ojos cerrados cuando por fin me acerqué, todo lo había valido la pena. Me senté en la incómoda silla universitaria que encontré  disponible, recibí la hoja y comencé a leer punto por punto el examen. Las letras, las preguntas nada me decían, solo pensaba y me inquietaba ella y su aroma de labios carnosos, miré a mi derecha y mi compañero ya llevaba media página contestada...

"¡Se nos va ahora sí, se nos va!" alcanzaba a oír mis signos vitales, y mi respiración presionada por los aparatos, veía a mis hijos, a otros con ojos de cuervos esperando de un evento para luego arrancar mis ojos, gente que no quería y que me incomodaba que estuviera allí. Apreté la mano de Adriana...


Salíamos del hotel y miraba a mí alrededor, no había mujer más bella, ella estaba conmigo y yo del todo con ella. Tomaba mi mano, y  le sentí su corazón  en el centro de la palma de su mano, la energía iba de ella hacia mí y de mí hacia ella, no sabíamos cómo más tocarnos, cómo más sentirnos, cómo evitar el aire entre nuestros cuerpos, todo cuanto nos rodeaba estaba dispuesto para nosotros, los colores, la brisa, el cielo, el ondear del agua, la miré y le dije:"te amaré, siempre".

domingo, marzo 27, 2011

He visto en ellas

He visto en ellas tantas cosas
he notado que tienen todo más claro
lo verdaderamente importante:
el amor, la confianza, la ternura, la belleza,
lo simple, lo complejo

Sienten la vida distinto
nosotros predadores
ellas en cambio,
noto, veo, observo y siento
que dan más, lo dan todo
mientras nosotros solo damos un poco
migajas, olvidos, silencios y desaciertos

Nos dejan entrar en sus vidas
como entramos en sus cuerpos
luego de que mucho tiempo antes
hayamos conquistado en sus corazones
y robado sus pensamientos

Nosotros somos fugaces
ellas permanecen
viven para enseñarnos amar
creer, besar y tocar
para con sus carbones atizar nuestro fuego

Son distintas y saben de tiempos
saben de momentos, de prisas
de luces, sombras y secretos
son bellas y complejas
y ven el mundo desde un cristal que no comprendemos

Son bellas,
son amor, melodía y misterio
para nuestra ventura nos buscan y aman
y de nuestras tontas fatigas el único consuelo

jueves, marzo 24, 2011

Cuentos sobre la locura

Caminaba lento y la prisa de quería arrastrarme,
Caminé rapido y la calma abrazarme,
Mire al cielo y en átomos desaparecí.


--------
Cómo mirarte a los ojos
si de tu escote quiere saltar
tu corazón al mio.
----------

Baldosa negra, azul y luego negra otra vez
las que besaron tus pies la última vez que te vi.

--------

Tic, tac, tic, tac,
No se cansan los segundos de empujarse entre sí
mientras vos no estas


--

Cambio mi sensatez
por una noche con tu locura

___

jueves, marzo 17, 2011

Mi vida por vos

Mi vida por tu piel
y un poco de tu escaso tiempo
unas cuantas horas para raptarte
caminar por sendas con pies descalzos
y yemas de besos nuevos

Mi vida por tus pensamientos
y tu obsesión por verme
por aparecer en tus conversaciones
sin querer nombrarme
por asaltarte como una fiebre
que nadie puede quitarte

Mi vida por dejar de ser fantasma
y caminar por tus pasillos

por ver lo mismo en los cuerpos de otros
viviendo una vida que no siento
pues me ves y  no te arranco un suspiro

jueves, diciembre 09, 2010

Cada cierto tiempo

Cada cierto tiempo te olvido
y me distraigo
voy en metro, leo mentiras
alimento de sofismas
veo televisión y gasto minutos

el otro cierto tiempo
me enamoro de vos
de cuantas cosas tienes
de cuantas cosas dices
de cuantas me haces

Confusiones

Es fácil confundir la felicidad con tu piel
conjugar lo carnoso de tus besos
con el verbo olvidar

talvez en ese devorarnos
en el que con tu neblina suave y dulce
me encegueces
logras ondeantemente
llevarme a lo escondido, a lo prohibido
y cubrir de instantes los paraisos escondidos

Ver como juegas y ries
como todo se te hace fácil
como desinhibes y destrancas
disfrutas con el el suspenso previo

Son felicidades
son centimetros de piel besados y mordidos
recordados e inhalados que en esta lejanía
me llenan de vos cuando te recuerdo

martes, octubre 19, 2010

No me pidas caminar hacia ti

No sientes que me quiebro
cuando camino hacia ti
y voy dejando trozos de corazón, carne y huesos
que al estrellarse contra el suelo se rompen
en pedazos esquivos
de puntas hirientes

Estoy en tormenta
con frío helante
de cejas y pelo blanco
sentado planeando
sentado sintiendo y premeditando

No me pidas caminar hacia ti
que cada que lo hago
caen pedazos que enamoran a musas equivocadas
que laceradas y moribundas
entonan lamentos, antífonas, ayes y cantos
que ensordecen a navegantes
y hacen llorar a los caminantes extraños

lunes, octubre 18, 2010

domingo, octubre 03, 2010

Una noche

En una noche de murmullos y vientos
quisiera arremolinar todos los pensamientos que me cirdundan
las frases repetidas
los terrores nocturnos
las puntas de las letras
las esquinas de las frases hirientes
la suavidad amarga con la que tantas mentiras fueron sembradas
y hacerlas desaparecer

Lanzarlas lejos de mi
con la maldición de las noches sin fondo
y los ojos sin alma
Olvidar, olvidar

lo que sabia lo olvide
lo que sembré lo regale
lo que soñé se convirtio en dolor
lo que atesoré desapareció
tengo monedas de valor perdido
y tiempo gastado viendo imágenes incompletas

Seré acaso el único inconciente que no sabe amar
o el único que se lo cuestiona
vale una vida 30 monedas de plata
o un solo de guitarra


En una noche de murmullos y vientos
quisiera arremolinar todos los pensamientos que me cirdundan
ponerlos en un poema maldito
y destilar de mi corazón esta infección
que a gotas va matando

debemos seguir aprendiendo a amar

A ratos quisiera apagarte
y no saber que estas allí
atrapado entre huesos, tejidos y sangre
latiendo, sintiendo
siendo responsable de este sinsabor recurrente
me das paz por épocas
pero luego atacas con tu furor
queriendo apagar mi vida
me enfrento a vos y te digo: "vale la pena, es necesario continuar"
pero siempre me recuerdas
cada partida, cada soledad
amigo mio, enemigo mio
hoy dueles
y quisiera darle descanso a tus reclamos
mas hoy dueles
 y no puedo apagarte
debemos continuar
debemos seguir aprendiendo a amar

Como tantas cosas

Como la vida
como la sangre
como el agua
como el aire
como la voz
como la agonía
se va el amor
se va el dolor
se van los sentimientos
nos abandonan despacio
sin darnos cuenta
sin poder acumular ni retener
sin contener con una alta dosis de presion
ni con una poca siquiera

Lo que no es: no es

que fluya, que se vaya
que encuentre su camino mas facil
el de menor gasto de energia
y que deje de habitar en mis pensamientos
en mis sentimientos
como tantas cosas
como tantas unas y otras
que fluya hacia
la alcantarilla del pasado
hacia las aguas negras de recuerdos difusos
entre la luz, la oscuridad y la hediondez

Estaré online

Estaré online
para cuando quieras escribirme
para cuando recuerdes que en este presente
yo te amo
y que tengo cientos de palabras para escribirte


Estaré por acá
pasando el tiempo junto con las imágenes, las noticias y el trabajo
haciéndome el concentrado
mientras me visita un correo que no trae noticias
o te decides a hacerle clic a mi icono áctivo

Sos como una presencia que no abandona
sos un amor que no olvido
sos una musa que no me deja
sos vida para este corazón
aunque vos así no lo querás

sos una presencia que no abandona

Que lejanos son tus besos

Que lejanos son tus besos
besos de caramelo
cubiertos de miel
y dias bellos

de promesas
y de caminatas por la fría ciudad
y de paisajes nuevos

Cubiertos por el frío del alma
de desilusiones
que lejanas las llamadas que no llegan
los correos que no aparecen
y los reclamos dichos a páginas electrónicas
que no logran estremecer
a corrientazos
un corazón que se cansó de amar

martes, septiembre 28, 2010

Al frente

Al frente
tu vientre
los botones
el jean
tu piel desnuda y palpitante
escondida tras ellos

De frente
yo
mirando
detallando
suspirando, oliendo
abrazando, imaginando y besando

Al frente
las mariposas se mueven
la sangre palpita e  irriga
el cerebro humedece
la orden fue dada: "predecir y seguir los deseos del amado"

De frente
mis besos
mi corazón abrazado a tu cintura
apretando tus caderas
agarrando tus nalgas
queriendo fundirte en mi espacio
y transgredir una vez mas las leyes de la física


Abajo
los dos tendidos
el amor descansado
las yemas de los dedos vueltas caminos
nuestros besos después de entregarnos

miércoles, septiembre 15, 2010

Sobre el amor y el amar

Alguien en su sabiduría me decia "es que no sabemos amar" y yo diría que sí, que esa definición la tenemos relativamente clara de padres hacia hijos, de hijos hacia padres, entre familiares y amigos, pero que es muy dificil tenerla 100% clara cuando hablamos de nuestras relaciones de pareja, allí nuestro nivel de tolerancia baja demasiado, y lo que le soportaríamos a un padre, madre, hermano, no se lo soportamos a quien es cercano a nosotros y a nuestro corazón. Obvio "SOLO LAS PIEZAS QUE ESTA JUNTAS EN UN ENGRANAJE SE ALCANZAN A DAÑAR UNAS A OTRAS".

Es por eso necesario aprender amar en toda la extensión y comprensión de la palabra a quien hemos elegido nos acompañe durante un tramo o todo el camino de nuestra vida.

He dicho


Una cita : Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender. (Françoise Sagan)

sábado, agosto 28, 2010

Llamas frías

Quisiera con mi amor apagar las llamas frías que te rodean
calentar de nuevo tu alma
y traer de regreso tu corazón lejano

domingo, agosto 22, 2010

Cuento - Sobre la sombra

Poco después de que se descubriera como extraer información de la sombra que acompañaba a los criminales ( y de cualquier persona), pudiendo analizarla y obtener datos claves y contundentes sobre los hechos que acompañaron un evento o en últimas un crimen, quedando en ella absorbida los fragmentos de luz y la alteración del sonido sobre un entorno de 10 metros cuadrados, se emprendió de parte de muchos frentes y fuentes una investigación de grandes esfuerzos para lograr suprimirla y así evitar la sensación de doble moral que acompañaba a los habitantes de las ciudades, los campos y la sociedad en general.


Si reflexionáramos un poco, nos daríamos cuenta que los únicos honestos consigo mismos son los que son decididamente inclinados mal, pero los otros, los buenos, los casi buenos y los más peligrosos los malos que parecían ser buenos, habían visto en este nuevo invento un peligro a eliminar, pronto comenzaron a caer políticos, actrices, actores, religiosos, budistas, líderes espirituales, en fin, cual quiera con captar la sombra de alguien y correrla por un software de fácil descarga y poco momento, lograba averiguar todo lo sucedido con esa persona en su vida hasta ese momento.


Las cárceles estaban demasiado llenas, no había quien trabajara, pues a muchos, cientos se les otorgó la casa por cárcel, a los corruptos, a los que en algún momento se distraían en su trabajo y se ponían a hacer otras labores, a los adúlteros y adulteras, familias enteras destruidas, imágenes de todos desnudos fueron publicadas. Pronto todos comenzaron a reconocer el germen del mal en sí mismos y los demás, y solo los que eran verdaderamente malos eran portadores orgullosos de su sombra, de resto, para todos se convirtió en su acusadora principal y en un peso difícil de llevar.

Las legislación se volvió mucho más minuciosa, todo acto contra la moral y el “deber ser” fue tipificado, se buscaron en los libros de todas las grandes religiones la definición del bien, y en los medios audiovisuales, en los restos que quedaban de lo que era la televisión, solo se emitían programas de chismes donde se exponían en público las bajezas sucedidas en un momento de falta de altura.


Todos sabíamos todo de todos, pasado, acciones, intimidades; los líderes espirituales dejaron de serlo -  pues todos tenían su pecado - , y la esperanza sobre el ser humano y su deseo del bien fue perdiéndose por un concepto de inclinación definitiva al mal, solo aquellos lugares espirituales donde se había avanzado en temas sobre la misericordia sobre la miseria humana eran tolerables para la existencia, pero lo cierto, la desesperanza fue la reina por los próximos 10 años, mientras encontrábamos una cura a esta locura de saberlo todo de todos y de estar desnudo ante la mirada de cualquier transeunte.


Se había encontrado que en  lugares con demasiada luz la sombra era silenciada y en la completa oscuridad perdía su capacidad de recordar y se fundía en la sensación del lugar.


Era hermoso (lo único bello por esos tiempos) escanear la sombra y luego llevarla a un momento de total oscuridad, y ver la sensación de universalidad que teníamos todos cuando estábamos fuera de la luz, como todos teníamos en común ese silencio, esa paz que inspiraba tanto a sepulcro, como a noche de estrellas pero sin Luna, era una poesía leer las sombras de todos en la oscuridad, pues allí todos sonábamos igual y a través de ella todos recordábamos lo mismo, la ausencia de luz y el ocultarnos de la verdad.


Por fin se logró la cura, la sombra había llegado a su fin, un esfuerzo aunado de varios científicos lograron suprimirla, al principió fue usado solo por los ricos, personalidades y políticos, luego fue uso general de todos y así murió el fiel testigo que luego le contaría todo a su Creador después de la muerte, pero en las noches oscuras, de estrellas y Luna nueva, apago mi dispositivo, activo mi sombra y luego la escucho contarme lo grande y oscuro del universo y que no es bueno conocer siempre de todos, aun ni de si mismo toda la verdad.