viernes, octubre 31, 2008

El servidor central

No recuerdo hace cuánto me sucedió todo esto, ni cómo me encuentro ahora aquí en medio de la nada, rodeado de vegetación, en un rancho abandonado, piso de tierra, tres marranos robados y dos gallinas que unos data-existentes me regalaron en secreto; lo que sí recuerdo bien es cómo empezó todo: una carta conjunta enviada por la Dirección de Información, Impuestos y Aduana (DIIA), me informaba que por no haber declarado la existencia de una cuenta de correo electrónica creada en los inicios de la Madre Red, se me habían acabado todos los derechos de información, que no era un data-individuo seguro para la sociedad y que por disposición del código 0157 de Derechos Públicos sobre la Información Privada (ó 343 como es conocido entre los rebeldes) era destinado al data-destierro, declarándome un data-inexistente.

Inmediatamente los efectos se empezaron a sentir, cuando el acuse de recibo llegó a la DIIA mis cuentas de ahorro fueron canceladas, las cuentas de crédito congeladas, cuentas de correo y de acceso las redes sociales inhabilitadas, cualquier forma de intercambio de información que tuviera que ver conmigo fue truncada. El celular no me respondía, la llave electrónica unificada de trabajo, carro y casa, desactivada. Fui el primer paria de la sociedad de la Integración de la Información, desde que el mundo fue declarado Observado–Nano–Informáticamente.

Pero aún existía. Lo corroboré luego de robar un depósito antiguo de papel, junto con algunos lápices que quedaban de reliquia del siglo pasado; había desaparecido para la sociedad. Nadie en absoluto me determinaba, sólo era olfateado por los pocos perros que quedaban, saludado por los niños menores de 3 años y observado con nostalgia y discretamente por los ancianos.

Poco a poco me fui alejando de la megápolis, sintiendo sobre mí la tragedia de no estar en el servidor central. Hoy en este rancho, luego de aprender a sembrar, comer y depender sólo de mí mismo, encuentro la libertad que nunca había buscado, la de no estar informado, la de no saber la estadística de enfermos por segundo, ni estar informado por la red social de los movimientos íntimos de todos, ni mirar con apasionamiento los ciber-ataques contra el servidor central, la libertad de no esperar el mail al despertarme proyectado en el techo de mi alcoba, ni la lectura automática del primer renglón de las 80 noticias que me eran de interés, en los primeros cinco minutos al despertarme.

Estoy libre a las malas, encontrándome conmigo mismo, rogando por encontrarme con la resistencia (no sé cómo hacerlo, ni cómo buscarlos, eso lo hacía el mega-buscador), esperando más desterrados del servidor central que por azares me encuentre y rogando porque alguien en mis planeadas incursiones a las afueras de las megápolis acepté que nos ve y podamos liberarlos de la esclavitud de mantenerse hiper-informado, mas no se les permite encontrarse con ellos mismos, dueños de una vida que no les pertenece, y solo la gastan en producir más datos, datos que llenan el odiado servidor central.

martes, octubre 28, 2008

| loop | track |

Suena la misma canción
la programé en un loop infinito
en el mismo pedazo caen las mismas 2 lágrimas
no comprendo por que no salen todas juntas
no comprento por que no salen todas esta misma noche
y al fin dejás de dolerme
dejándome en paz
y este recuerdo de vos
se vaya a acompañarte
liberándome de tanto amor desocupado

lunes, octubre 27, 2008

Solo pienso en tí

Estas allí, lo sé
desde siempre amada y presentida
contemplada y anhelada
protegida e imaginada
Eres amada y soy amado
sos el descanso de este corazón
que tantas veces fue herido y otras cuantas hirió
Eres amada y soy amado
en ese presente que nos huyó
y en ese futuro que te espero sentado en el parque
al lado del árbol mayor
Te amo y te estoy esperando
pasarás a las 3:43, dejarás caer una moneda
y yo al entregártela, te diré:
"llevo 34 años esperándola, si quiere deje caer más monedas y
al recogerlas, le diré por que esta usted bella dama por aquí"
Solo pienso en tí
eres amada y soy amado
y con tus besos volverás cielo
el blog que la oscuridad cubrió
eres amada y soy amado
y en las canciones que canto
habrá una que te diga
que desde siempre
desde que existo
una y otra vez

solo pienso en ti
solo pienso en ti


sábado, octubre 25, 2008

Acariciando la perfección

Reposa mi amada
quiero retrarte
ordeno al tiempo a que se detenga a verte
y a la naturaleza no imitarte

No tengo más que estas letras
no tengo más que este momento
tal vez nunca vuelvan nuestros cuerpos
a coincidir en el mismo tiempo

Te amo toda, te amo bella
con tus ojos que nublan mi mirada de poeta
cubierta esquivamente de sabanas
sembrada de besos de la frente hasta las piernas
te amo mi amada, me estremece tu belleza

respira lento timida diosa
que ver tu sexo ciega el orden de las letras
todo es tan exacto, todo es tan perfecto
y en proprociones correctas

Cubierta de besos y desnuda
el olor suave y salado de tu carne fresca
no te muevas mi amada
deja que mis palabras se pongan donde mis besos
te repasan hasta que enloquezcas

Tanta piel y tanto amor
tantas gantas y tantas letras
tanto deseo que ocultan tus piernas

quedaté quieta
no te muevas
que acariciar la perfección
cuesta tiempo, cuesta amor
cuesta sangre, besos y penas

Susurros de una noche de octubre

Lanzo piedras al lago
cuento los segundos en que las ondas me alcanzarán

Escribo poemas en la red
esperando que los mios los vas a encontrar

Desnudo mi alma
para silenciar tanta cotidianidad

Expongo al viento la intimidad de mi espiritu
rogando que esta vez si se lleve tus besos y tus olvidos

Hay almas hechas para la soledad
otras para condenar al destierro

Hay dias de amargura
hay dias como este llenos de hastío

Lanzo poemas al lago
cuento los días que no regresarás

Escribo piedras en la red
Desnudo mi alma
mi espíritu hastío

domingo, octubre 19, 2008

La primera ciudad al norte

Me tome todo el contenido del frasco, aunque en realidad solo recomendaban la mitad para mi peso, lo habia ingerido hasta el final; estaba a la orilla de la antigua carrilera de ferrocarril, elegí comenzar a caminar hacia el norte, el sur, el sur me traía malos recuerdos y referencias, elegí el norte, caminar al norte, encontrarme con el mar y tal vez elegir el mismo destino de Alfonsina, pero ahora no me interesaba eso, solo quería caminar, caminar, caminar y si... olvidar por fin olvidar.

Lo había intentado todo, sicólogos, siquiatras, otros amores, medicos brujos, dedicarme al trabajo, dedicarme a viajar, al placer, y nada lograba que yo la borrara como ella lo hizo conmigo, solo esta este nuevo frasco ,un exito en el mercadeo por radio - los otros medios de comunicacion no permitian su difusión -. Caminaba y todo se va haciendo nuevo, se va recubriendo de una magia, el verde al lado de la carrilera, los arboles no vistos, las casas que no estaban alli, las personas, el color de las nubes, todo era nuevo, hasta el sol que pegaba con mas ganas era nuevo. Mis manos estaban insoladas y el sudor comenzaba a cubrir mi cuerpo. y mi reloj avanzaba a medida que el tiempo lo imponía, todo marchaba bien según la fuerza que me motivaba a seguir.

Caminaba y dejaba atras todo, sinsabores, errores, incomprensiones, a cada paso todo se iba, ella se iba y se perdia, desvanecia, ella se borraba como lo habia hecho


Ahora, lejos de donde creo empece, siento que he caminado mucho, me noto lleno de sudor y siento mucha sed, y el hormigueo en mis pies no me deja tranquilo, camine demasaido, pero fuera de lo fisico, examino mi corazon me siento liviano, examino mi memoria y no encuentro nada, me reviso y encuentro un papel en el bolsillo de mi Jean que dice: "ahora que estas liviano, no vuelvas a atrás, sigue al norte, no regreses por este camino, y en la primera ciudad vuelve a empezar"

Desde otro punto de vista

Me gustaba mucho ver como ella se peinaba durante horas, dejaba su falda puesta y su torso descubierto, su pelo largo cubría sus senos, luego lo tomaba por mechones y empezaba a cepillarlo de manera lenta y segura, inclinaba su cabeza, lo tomaba por trozos, se miraba incesantemente y luego de vez en cuando se acordaba que yo estaba en la cama desnudo, erecto y extasiado ante ese espectáculo que me llenaba más y más, y que sin creerlo se habia convertido en mi fetiche, en la mejor manera de terminar una noche de pasión.

Oh viento desmelenado (Por: Porfirio Barba Jacob)

¡Oh viento desmelenado
que irrumpiste en la arboleda:
ya que nada, si viví,
he fundado ni ha durado,
llévate aun lo que queda:
llévame a mí!