viernes, octubre 14, 2005

Historia de un poeta

Estaba cansado de escribir para ella,
cansado de que el destino lo hiriera;
se habían sumado muchas noches
donde su única compañía
eran la vela, la pluma y la hoja.

Plasmó su sentimiento en palabras,
esas mismas que le sangraban del corazón,
esas mismas que le herían al pensar en ella.

Dejó una noche la habitación,
la vela, la pluma y la hoja;
salió a buscarla y no la encontró,
regresó y, entonces, lo quemó todo.

Quiso empezar de nuevo,
pero su corazón continuó sangrando palabras de poeta
que no fueron plasmadas por ninguna pluma y
en ninguna hoja iluminada por una vela;
hasta que murió; murió de dolor de poeta.
Hasta que murió por ese mal amor.

1 comentario:

Silvia Calle dijo...

De: Calypso

hermoso...simplemente hermoso lo que escribes bello Odiseo