jueves, enero 28, 2010

La mía quiere ser olvidada

No toda pregunta quiere ser respondida
la mía, la mía quiere ser olvidada
puesta tal vez debajo de la ropa vieja,
escondida con los cables,
o con San Alejo y ser encontrada por las cucarachas
al querer ellas devorar el tiempo y dejar testimonio de su paso

sábado, enero 09, 2010

Por favor, déjame después de esa esquina

Esa noche, después de que Carmen había tomado unos tequilas y Luís unas cuantas cervezas partieron en el carro de ella a dejar a Luís cerca a su casa.

Carmen detuvo el vehículo, se cruzaron algunas palabras y antes de que se fuera Luís, se besaron...

Por un momento dejaron el afán, - la sensación de mirada de la ciudad cesó, ella que todo lo escudriña, guarda y cuenta - cerraron sus ojos, detuvieron el tiempo y permitieron a sus almas volverse piel.

Ella sentía sus labios carnosos aprisionados suave y fuertemente, podía percibir el palpitar agitado de Luís acompañando cada movimiento de su cuerpo. El sentía aliento cálido de ella dándole vida, sanándolo del tedio, de los días iguales, rescatándolo del ahogamiento, del mar de su vida.

Fueron avanzando a zonas reservadas, se hizo evidente la pasión de Carmen, esa que ocultaba bajo sus discursos y erudición. Luís la sentía mujer, y percibieron la sed devoradora de los amantes; y lo que comenzaba siendo unos besos furtivos de despedida, se fueron convirtiendo en suaves gemidos, en sutiles aprobaciones y cerrar continuo y permanente de ojos.

Tocaban sus cuerpos, parecían abrazarse, parecían requisarse, algo buscaban que no hallaban, los labios de Luís bajaron por el cuello de ella y le mordían suavemente, a la par que sentía el corazón de ella redondeado por su delicado seno querer volarse de sus manos.

Ambos comprendieron que esa noche no terminaría tan pronto, guardaron silencio - para que la ciudad no escuchara- y sin mediar palabra, tomaron camino hacia un lugar de encuentro. Esa noche hasta la madrugada se entregaron, dos cuerpos, dos vidas distanciadas por las decisiones tomadas y los compromisos.