sábado, marzo 28, 2009

De como el culebrero enamoró a la serpiente

le tengo el saumerio, le tengo la baba de caracol, le tengo el remedio a sus males, es sino que diga, a ver usted señora, sí, la que tiene la cara larga...

jueves, marzo 26, 2009

Encuentro con su pecho

Sueño en esta distancia
con la libertad de tus senos traviesos
jugando con mis manos
mezclándose en mis dedos
pidiendo insistentemente
ser besados y contorneados
en el empate de tu piel delirante
y la costura que amarra a punticos
la aureola que termina en punta
como todo mi deseo

Son mis amigos
los agarro, contemplo y anhelo

A ratos los estrujo
pero a mi pecho los vuelvo

Desde ellos escucho tu corazón
sobre ellos amortiguas tu cuerpo
en ellos bebo mieles que no le robo a tus besos

Me gustan, me aturden
me hipnotizan y entretienen
juegan conmigo y yo con ellos
son los tuyos
los de mi amada que tanto espero
los que en esta distancia quiero libar
sobre los que descanso cuando
escuchar su corazón quiero

jueves, marzo 19, 2009

Hace días

Hace días no se de mí
se que te pienso y te persigo
que te escribo y te mastico
pero de mí, nada

Que camino y dejo huellas
que tu nombre pesa
mas que la marca apocaliptica
en la frente, en la mano
ya no puedo comerciar si no estas ahi

Con razón se condenaron las generaciones futuras
si de amar todos estamos muriendo
de amar me voy secando yo por dentro
como la marca de esta bestia
que me hiere cuando no estas presente entre el agetreo de mis neuronas
cuando tanta alquimia se transforma en sofocante sentimiento
cuando tanto sentimiento se vuelve química
que se derrama por nervios, tendones,
huesos, musculos y ojos
demandando encontrarte

hace rato no se de mí
solo esta marca apocalítica
de estar como un condenado
amando la perfidia
que pesa como tu nombre
cuando no lo quiero pronunciar

Se que existe

Se que existe el amor
es como una afirmación que me repito
es como saber que escribo
aunque un día no lo haré más

No creo mucho en el amor
Se volvio escurridizo, intempestivo
inquieto y casi irreal
Fácil, percibirlo en quienes aman siempre
pero se volvio difícil hallarlo en quien quiero
que me acompañe en mis para-siempres
parece marcado por utopías
palabras mágicas
destinado a jugadores marcados de la lotería

Se que existe el amor
ya no lo busco
amo muchas cosas, muchas personas
muchos lugares, muchos escondidijos de mi mente
pero el amor de una, de esa, de ella, de la única
se perdío
Estará chutando piedras mientras llueve
o sentado en la cima viendo como me perdí

Se que existe el amor
me lo repito
y de nuevo hoy iré a vivir
a darme cuenta que tampoco en las horas
lo hallaré

Amar es más que apostar

Amar es más que apostar
pues siempre terminas amando
sea que ganes o pierdas

martes, marzo 17, 2009

Aún pienso en ella

Aún pienso en ella
aún ronda con su nombre mis noches
la oscuridad lo susurra
dice: ella, ella, ella
su piel, su amor, sus senos
su sexo, sus besos
su incomprensión, su locura
la mía y ella

Dice: ella, ella, ella
y despierto en la penumbra
quiebro los lápices
con los que la escribía
con los que la pintaba distante en su mundo de luchas internas
maldigo mi corazón
mi mente enferma
exhausto me atrapa el sueño
con su nombre en mis labios
quemados por no besarla
sangrantes por no tenerla

Despierto, y en la vigilia
me oculto en mis diagramas
mis horas y mis letras

En la noche me espera sentada
al lado de mi almohada
para que vuelva y le recuerde que de mi corazón
el dolor no logra sacarla
sino retenerla

Y dice la oscuridad en medio de mi penumbra
ella, ella, ella

lunes, marzo 16, 2009

Los amantes se aman mudos

Había llegado a esta ciudad lejana, de extrañas voces y acentos, de raros paisajes; había bebido esa noche, ordenando en el bar por medio de señas lo que quería tomar y pagando según iba ingiriendo. Esa noche ella se acercó, intentamos comunicarnos, dirigirnos palabras y solo lo logramos mostrar nuestras fotos, reírnos coquetamente, olernos y luego frenéticamente después de jugar con las miradas llevarnos a la cama de unos dormitorios cercanos. Fueron diez horas de sexo, gemidos, besos lentos y rápidos, de penetraciones y punta de los dedos, de olores, aromas, licor, nudismo y ocultismo, de exponer cada uno lo que mejor había logrado aprender hasta la edad alcanzada, fue la primera de muchas noches de sexo enfermizo, delirante, enviciador y supremo.

Me llevó a vivir con ella, no nos hablábamos, solo copulábamos hasta el arder y agrietarse de nuestros sexos y lenguas. Poco a poco me enseñó palabras, y los murmullos se hicieron inteligibles, y el tiempo me la mostró como era: solo piel, belleza y erotismo delirante, era todo un engaño, una fachada seductora, envolvente, de mirada enigmática y piel suave. El resto de lo que era ella lo detestaba con todas las fuerzas de mi corazón, pues las palabras inteligibles se habían hecho murmullos insoportables.

La última noche, en la que por más que me esforzara no lograba estar erecto, la maté.

De cómo el gran porcentaje de las preguntas se quedaron sin respuesta

Estaba el tiempo sentado mirando el horizonte de los hechos, algo cansado de por sí, se agolparon todas las preguntas a su alrededor (habían recorrido un largo camino para llegar a donde él). Todas lo miraban fijamente, unas con ansiedad, otras con paciencia, otras con displicencia, con desdén, odio, ira, amor, con conocimiento y con desconocimiento; con muchos, muchos gestos y sentimientos, pero ninguna dejaba de mirarlo. Y el tiempo en un ataque de impaciencia, llamó a su secretario, le susurro una orden a su oído y este con cara de preocupación, dijo en voz alta y autoritaria: “a partir de este momento el tiempo dejará de dar respuestas”.

jueves, marzo 12, 2009

Bendita poesía

Bendita poesía
benditas palabras
preposiciones, cuerpos
pieles, sexos, arrepentimientos
llantos, risas, penas

Bendita vida
bendito poeta que vive
viendo pinceladas y palabras
en todo cuanto sus labios y ojos besan

Benditos senos
piernas, ocasos, crepúsculos
humedades, fracasos
libros, noches y sus piernas

Bendita poesía
que cada vez más la amo
maldigo con elegancia
maldigo con irreverencia
maldigo como un pordiosero
como un estratega sutil

Maldita herida que atravesó mi corazon
pariéndome a este mundo de cruel belleza

Bendita poesía
vibrante, tenue, delicada
seductora, embrujadora,
hechicera, andariega

Bendita poesía
la amo tanto
bendita herida que aun me sangra
maldita herida con la que me hirió ella

Si lanzaras esa piedra

Si lanzaras esa piedra
herirías mis sienes
sangrarían mis ojos
y morirían mis penas

domingo, marzo 01, 2009

Los infieles

Cuánto tiempo más me serás infiel
besarás a otros
les dirás las palabras que hace eternidades quiero oir
les morderás los labios
tomarás sus manos
te entregarás a ellos ignorándome
les darás corazón, humedad y piel

Cuánto tiempo más te seré infiel
besaré a otras
les escribiré poemas
les daré los manantiales que te pertenecen
morderé sus labios
tomaré sus manos ignorándote
llenaré de fuego su vientre
y de nuevo me entregaré

Cuánto tiempo más nos vamos a ser infieles
estando solos
pero desatinando
estando acompañados
pero extrañándonos
saciados pero sedientos del sabor de nuestros labios
protegidos de los brazos incorrectos
amados por felicidades pasajeras
calmados por las aguas incorrectas

La amistad ha sido el camino más largo a tu corazón
la amistad ha sido la enemiga que tus ojos vendó
la amistad ya no me importa
me importas vos
no ves acaso que quien te ama soy yo?

Cánsate de una vez por todas
termina ya de huirme
ven yo te protejo
acá tenés mis labios
mis letras, mi cuerpo, mi piel
el corazón que por siempre
por vos ardió